Ella como vos
Mujer superpoderosa

Ella, como todas las mañanas apaga el despertador a las 6:30, baja despacito para no interrumpir la media hora de sueño restante de su esposo e hijos. Prepara tres tasas de café con leche: una con poca azúcar, una con más leche y la otra tibia, para que Tomy no se queme la lengua. Poco tiempo después saluda a su familia y mientras prepara las mochilas para el “cole”, repasa mentalmente su lista de quehaceres.

Treinta minutos después, ya sola en casa, arregla un poco las habitaciones para poder dejar las cosas en orden antes de ir a dar clases de artes plásticas.

Hace tiempo que ella divide su vida en dos: hace lo que le gusta, trabajar y lo que más le gusta, ser esposa, mamá y criar a sus hijos.

Esta imagen de mujer es cada vez mas frecuente en la Argentina, hoy por hoy muchas mujeres se dan maña para ser impecables amas de casa y madres ejemplares.
Esto resulta motivo de muchos cambios en las antiguas percepciones machistas, donde cambiar un pañal o ir al supermercado no figuraba ni remotamente entre las actividades del marido.

Hoy en día las cosas son mucho mas pareja, las tareas en el hogar se han dividido y el cuidado de los hijos se ha transformado en una misión compartida. Así, la idea de que ambos puedan contribuir con el ingreso familiar se va amoldando de a poco a la realidad.

El mundo cambia, las ideas cambian y las necesidades ya no son las mismas. El hecho de que una mujer decida casarse, tener hijos y formar una familia no tiene porque significar el fin de sus aspiraciones personales. Las mujeres del siglo XXI han sabido encontrar el equilibrio justo para vivir a su manera y a la de su familia.