El mensaje de la semana Nº 12

“ Y me llamas extranjero, porque llegué aquí por un camino que no conocías ...”

Me llamas extranjero porque no estás acostumbrado conmigo, ya que yo zarpé de un puerto distante, y tú piensas que las despedidas existen sólo para que se agiten pañuelos y se llenen las lágrimas ...

Pero yo no soy extranjero, porque desperté en mi alma lo que antes no conocía, y descubrí que todos los hombres son iguales, que hubo una época en que el mundo no tenía fronteras.

Todos traemos el mismo grito, las mismas preguntas, el cansancio de viajes muy largos.

Los que dividen, los que dominan, los que roban, los que mienten, los que compran y venden nuestros sueños, son ellos lo que inventaron esa palabra: extranjero.

Mirame a lo profundo de mis ojos, más allá de tu oído, de tu egoísmo, de tu miedo, y verás que soy tan solo un hombre que necesita tu ayuda...

No puede ser, nunca fui un extranjero...


Ma. Magdalena G. Brescia.
Producción